Firefox + Noche de los Museos

FirefoxEl sábado fui a un evento, con la idea de encontrarme con grupos interesantes (Mozilla, PyAr, CaFeLUG, Ubuntu-ar, etc). Además, la idea era encontrarme con la gente de Mozilla y recibir los premios del concurso que habían organizado hace poco. El ambiente del lugar era extraño: por lo general los frikis nos reunimos en lugares académicos/formales, y este lugar parecía una matiné. Pero bueno, el lugar era lo de menos. Estuve hablando un rato con Guillermo, probé VodkaMiel (excelente, tienen que probar eso) y escuché una charla que criticaba a la web 2.0. Los dos hombres que fueron a hablar eran comunicadores sociales, y aunque hubo un par de planteos lúcidos e interesantes, se disolvieron en un mar de incoherencias (los cookies aparecieron en el procesador Pentium 4?! WTF?) y paranoias infundadas (nos siguen a todos por el celular, aunque esté apagado, y, para colmo, con precisión militar?!). ff_eclcMe pareció muy hueca y necia la crítica a servicios como Twitter y Facebook, creo que los denigraron sin saber de qué hablaban. Ciertamente, personas que reconocen no ser ávidos usuarios de internet y de las computadoras, poco pueden acertar opinando sobre servicios tan avant-garde. Creo que decir que “en 1995 el objetivo de internet era crear comunidades virtuales, y hoy quieren hacer lo mismo con la web 2.0” fue una premisa poco feliz. Creo que confunden los servicios en boga con la tecnología subyacente. Caimos otra vez en conceptos malformados como que “todos los floggers son como Cumbio”. No, macho, yo también soy flogger (bueno, ahora no tanto), pero no soy parte de lo que todos piensan que son los floggers… En fin. No estuve de acuerdo, y defender mi postura hubiera generado una discusión bizantina que no habría dado lugar a otras críticas interesantes que escuché. Pude sacar cosas positivas de ahí.
Después de la charla nos encontramos con el otro ganador del concurso de Mozilla, nos entregaron los premios (tengo remera de Firefox! Yay!) y charlamos un rato.

La noche de los museos

Me encontré con mis amigos Gonzalo, Maxi y Amancay, y nos fuimos a recorrer museos, aprovechando esta iniciativa tan interesante. Ellos ya habían visitado un par de museos, y yo los encontré en el museo de las caricaturas. De ahí nos embarcamos en un misterioso viaje en traffic que nos dejó cerca de la Manzana de Las Luces, y cerca del Palacio de la Legislatura Porteña. Entramos a este último y, a decir verdad, no tiene desperdicio. Una maravilla de lugar. Cuando tenga mucho dinero, mi casa va a ser igual de pintoresca (empezando por la alfombra roja y el mármol). Cuando salimos de este lugar, fuimos al Museo de Ciencias Naturales, un sitio que es para visitar una sola vez. Y esta era mi segunda vez. Me aburrí de ver caracoles, dinosaurios y toda clase de seres embalsamados.
Nuestra idea era irnos a La Plata a saludar a una amiga por su cumpleaños, pero para cuando llegamos a la terminal de Retiro, era tarde, y no habíamos cenado. Compramos una pizza (la peor pizza del mundo) y terminamos comiendo pizza sentados en el piso, dentro de la terminal. Sí, eso es una imagen triste en extremo. Más para un sábado por la noche.
Finalmente, no viajamos a la plata, y comimos una pizza muy salada y cara. Podríamos haber ido a McDonalds.
Dormimos todos en el departamento de Maxi, y domingo por la mañana, me fui tranquilo caminando por Callao (nada más tranquilo que caminar por esa calle un domingo soleado, al mediodía).

  • V

    Dormimos todos en el departamento de Maxi, y domingo por la mañana, me fui tranquilo caminando por Callao (nada más tranquilo que caminar por esa calle un domingo soleado, al mediodía).

    ¡Es así!

    .-

  • Coincido con tus críticas a la charla sobre la web 2.0. Creo que mucha gente toma a Facebook (pensando que Facebook es las redes sociales) como en los ’70 se hablaba de la televisión, como una caja boba. No soy un fanático de Facebook, pero creo que es bastante más complejo que la superficie a la que se llega con algunas críticas.

    Gracias por acercarte por los premios y aceptar nuestra desorganización.