Bariloche cubierta por cenizas!

A esta altura, ya no es noticia. Cenizas en distinto formato (de muy fina a gruesa como arena) cayeron sobre una amplia zona del país. Da la casualidad de que vivo en Bariloche, una de las zonas que se vio más afectada en primer momento. Vale aclarar que nuestros vecinos de Villa La Angostura la están pasando mucho peor. Decidí no publicar un post al respecto inmediatamente para darle un giro más interesante al artículo. Así que acá les dejo un collage de cositas al respecto. Opiniones, fotos, pavadas científicas y otras pavadas.

El momento científico

En un momento de derroche intelectual y brillante ingenio, con mi compañero de trabajo aprovechamos el almuerzo para masticar arena ver si realmente era cierto el rumor de que se podían juntar cenizas con un imán. Me falta bastante para hacer la voz en off de documentales, así que sepan disculpar la pobreza del discurso que acompaña al video:

Campañas solidarias

Les voy a hacer la historia muy corta: los empresarios salieron a pedir solidaridad porque “se les venía el negocio abajo” (¿son una empresa y no pueden afrontar una mala temporada?) y convocaron a todos los vecinos para que vayan a barrer(les) la vereda. Mientras tanto, en la parte de Bariloche que no ven los turistas, había escuelas que no podían dar clases, techos que corrían serio riesgo de ceder y gente con problemas mucho más graves que la vereda. Danneaasdfputosasdkmann, eso va para vos, puto.
Por otro lado, surgieron campañas muy loables de varias agrupaciones para ayudar a toda la zona.

Lo divertido

Un compañero de trabajo de mi padre bajó a la costa del lago y filmó este bowling. ¡Interesantísimo lo que sucede con las cenizas!

Por otra parte, este fenómeno me hizo famoso por un ratito en diferentes medios: hablé por Radio 10 (se cortó la comunicación por culpa de mi maldito Droid), un comentario mío salió en Página 12, y mis fotos salieron en varios diarios (Clarín, ANBariloche y Bariloche2000). En Twitter, gané decenas de followers en poco tiempo. Lo más interesante, para mí, fue que tuve esa llegada “masiva” sin moverme de la silla de casa.

Un poema

Vamos a dejar que Oliverio Girondo haga su aporte cultural con su interesantísimo poema Arena.

Arena,
y más arena,
y nada más que arena.

De arena el horizonte.
El destino de arena.
De arena los caminos.
El cansancio de arena.
De arena las palabras.
El silencio de arena.

Arena de los ojos con pupilas de arena.
Arena de las bocas con los labios de arena.
Arena de la sangre de las venas de arena.

Arena de la muerte…
De la muerte de arena.

¡Nada más que de arena!

Las fotos

Yo sé que todos quieren ver fotos. Me cansé de ver fotos de periodistas que apuntaban la cámara a la calle, a las señoras caminando con barbijos, o a un tipo agarrándose el sombrero/bufanda/bisoñé. Así que les dejo otras, distintas.
Hubo varias personas copadas que sacaron fotos muy interesantes. La que más me llamó la atención fue esta, de Marcos Radicella (¡dénse una vuelta por su sitio!):
Foto por Marcos Radicella
Y por último, un set de fotos artísticas de mi autoría. Las saqué al día siguiente de la lluvia de cenizas.

  • Tom

    Excelente!.. Me mató lo de la ceniza con propiedades magneticas, no había escuchado sobre eso. Y para la frutilla del postre, termino de leer el artículo y veo los tags apocalipticos. jajajajajajaja.
    Tags: Bariloche, bowling, caribe, cenizas, desolación, medios, muerte, playa, terremoto, volcán

  • Cuando se levanta viento y vuela el polvo por las calles y veredas ¡es lo peooor! Lo que más impacta mi vida (que por suerte no es lo laboral) es que las cenizas cambiaron el paisaje barilochense PARA SIEMPRE. Eso es mucho decir. Por suerte no es algo malo, simplemente algo distinto.

  • Muy buen post! Es el otro lado de las cenizas.
    Tendrías que tener uno de esos botones para compartir en fb o twitter así uno puede compartirlo.
    Muy buenas las fotos. Y los videos, reveladores
    Saludos :)

  • Zim

    Hola Tila! Gracias!
    Al parecer desaparecieron los botones, gracias por avisarme :)

  • Tía

    Tristemente hermosas.