Category Archives: Filosofía barata

Estadísticas de estas fiestas

En unos días es Navidad, y vamos a estar todos embriagándonos con sidra y champagne o con vino de tetra-brik. Pero la celebración comienza antes. No sólo con el pan dulce que los supermercados venden alegremente desde octubre, sino también con las putas hermosas tarjetas de navidad que la gente envía cada año — lo reconozco, soy de los que tienden a enviar tarjetas.

Mi problema no es con las tarjetas, es con el contenido de las tarjetas. Por año debo recibir una o dos tarjetas interesantes. El resto, si no son publicidad, son cosas del año anterior que reenvian reemplazando todo lo que decía “2010” por “2011”.
Para hacerlo más gráfico, mi bandeja de entrada estaba compuesta, más o menos, por esto:

Mi bandeja de entrada durante el año
Mi bandeja de entrada durante el año

Y en el último mes, aproximadamente, pasó a ser algo más tenebroso. La imagen grita por sí sola:
Mi bandeja de entrada durante las fiestas
Mi bandeja de entrada durante las fiestas

¡Díganme que no soy el único pobre diablo que se ve así de afectado por las fiestas!

[OT] Hay que quemar a todos esos negocios que ponen arbolitos de Navidad a principios de noviembre. Diluyen el espíritu navideño (si es que existe tal cosa).

Una lección de Google

Estaba buscando algo en Google, y se me dio por poner “The worst of all” (en español, “lo peor de todo”) para ver cómo completaba la frase. Esperaba algunas respuestas divertidas como “mi jefe”, “el perro del vecino”, “el lunes”, pero la única sugerencia que apareció me pareció genial:
una lección de Google
En español:

El peor de todos los miedos es el miedo a vivir.

El dilema del papel higiénico

papel higiénicoQuiero dar mi opinión sobre un tema que me toca de cerca uno de los dilemas más grandes de la humanidad. No, no voy a debatir sobre los problemas de iluminación en vehículos que se mueven a la velocidad de la luz. Voy a hablar sobre el papel higiénico.
Probablemente no sea el primero en hablar sobre esto*. El papel higiénico lleva limpiando las cagadas de la gente ayudando a las personas unos cuantos siglos. No me preguenten en qué momento dejamos de usar hojas de lechuga y empezamos a usar el actual papel higiénico suave, perfumado, aerodinámico, con vitaminas y dibujitos alegres. No lo se.
Lo que sí se es que hay un problema gravísimo. El rollo se coloca con el papel por encima o por detrás? Abrí una encuesta en la que pueden participar, está situada en la barra de la derecha al final del artículo (voten!). Continue reading El dilema del papel higiénico

Trayectorias optimizadas

Cuando camino por la calle, siempre voy pensando en cuál es la ruta más corta para llegar a donde quiero ir. Eso no solo siginifica ir de A a B en la menor cantidad de cuadras, sino también optimizar mi trayectoria dentro de cada segmento de mi camino. Está comprobado que grandes mentes piensan algo similar. Paso a explicarme en detalle:
Al ir desde un punto A a un punto B, definimos un camino: tomamos esta calle, luego tal otra y giramos en tal esquina. Se supone que con la misma experiencia aprendemos a reconocer el camino más corto y podemos decidir qué recorrido es el mejor. Pero en mi análisis no entran estos macro-recorridos, sino los micro-recorridos: el movimiento que se da dentro de una cuadra.
Básicamente, tenemos dos grandes elementos en una cuadra standard: la acera o vereda, y la calzada. Usualmente, transitamos por la vereda, pero para pasar al otro lado atravesamos la calzada.
Si el tráfico de esa calle tiende a ser cero en el momento en el que necesitamos aproximarnos al otro lado, lo ideal es cruzar trazando una diagonal con muy poca pendiente hacia el otro lado. De esta manera, gracias al teorema de Pitágoras, podemos ahorrarnos unos metros en nuestro recorrido. En una calle de 100 metros de longitud, con veredas de un 1,5 metros de ancho y calzada de 6 metros, caminando de un extremo al otro (cruzando a la vereda contraria) podemos optimizar nuestro recorrido en un 5,5% (5,8 metros).
A esta altura los lectores que estén siguiendo el artículo deben estar pensando con qué objeto contudente me podrían golpear (y algunos físicos resentidos también piensan con qué aceleración y en qué ángulo). Se que un ~5% de eficiencia es poco. Pero si lo piensan en trayectos extensos es un beneficio considerable. Además, en esos 5,8 metros se ahorran alrededor de 9 segundos caminando a una velocidad promedio de 5 km/h.
Como información adicional que no tengo ganas de documentar en detalle (no en esta ocasión), también se economiza la trayectoria en ochavas, y en el caso de las rotondas sólo si es para tomar una dirección aproximádamente perpendicular a la dirección que le antecede.
Queda pendiente analizar la utilidad de las trayectorias económicas en trayectorias con obstáculos estáticos (árboles, autos estacionados, etc) y móviles (peatones, animales, vehículos, etc).
Es interesante analizar de la misma forma escalones versus rampas.
En el futuro cubriré estos asuntos (pero voy a procupar avisar antes, de modo que los pobres lectores que buscan algo ameno para leer puedan escapar).