Category Archives: Mi vida

Hallecsyz

Hallecsyz
En momentos de dolor como este es cuando uno más desea creer en algo, o poder darle entidad a ‘la vida’ y decirle que se equivocó, que ese tipo era una flor de persona y que no merecía lo que le pasó. No existe el karma, ni la suerte. Y pasan estas cosas que nos duelen muchísimo.
Nadie puede enseñarnos a decirle adiós a un amigo, menos aun a aceptar esa despedida.
Hasta siempre, Alexis. Gracias por todo lo que nos diste.
Mis condolencias para todos sus amigos, familiares y en especial para Nico.

Foto extraida de Flickr, CC (BY-NC-SA) por Paul M. Dorr

Bariloche cubierta por cenizas!

A esta altura, ya no es noticia. Cenizas en distinto formato (de muy fina a gruesa como arena) cayeron sobre una amplia zona del país. Da la casualidad de que vivo en Bariloche, una de las zonas que se vio más afectada en primer momento. Vale aclarar que nuestros vecinos de Villa La Angostura la están pasando mucho peor. Decidí no publicar un post al respecto inmediatamente para darle un giro más interesante al artículo. Así que acá les dejo un collage de cositas al respecto. Opiniones, fotos, pavadas científicas y otras pavadas. Continue reading Bariloche cubierta por cenizas!

Jack Johnson (Quilmes Rock 2011)

La semana pasada hice un viaje relámpago a Buenos Aires junto con Martina. El gran evento del viaje fue, sin dudas, el recital de Jack Johnson.
Tengo que mencionar, antes que nada, que la organización fue pésima. Lo más destacable de esta lamentable organización fue que me hicieron tirar una botellita de agua mineral, sólo para cobrarme la misma botella 15 pesos adentro del predio (más o menos cuatro veces lo que sale en un supermercado).

Como esto era una presentación de varios artistas, empezamos a escuchar bandas desde las cinco de la tarde. Llegamos temprano, y gracias a eso tuvimos un excelente lugar cerca del escenario:

Marti, emocionada porque llegamos

Continue reading Jack Johnson (Quilmes Rock 2011)

Empanadas infernales

estas empanadas se ven bien!Hoy les escribo para contarles una historia verídica. No le pasó al amigo de un amigo… me pasó a mí.
Cerca del mediodía me disponía a salir a comprar un sandwich, cuando recordé que mi compañero de trabajo me había dejado (muy amablemente) el siguiente mensaje:

Hay una rotiseria que se llama ******* (tal vez te acuerdes que una vez compre empanadas ahi -no me gustaron mucho)

Claro que no me acordaba y, por supuesto, no recordé esta parte del texto cuando estuve en la rotisería.

tiene un sanguche de milanesa interesante (tamaño poco menos que si partieras el teclado al medio, más o menos hasta la tecla F7-F8, arrancando desde el lado del Esc.
También tienen un sanguche de j/q/t/l (ahí dice “jamón, queso, tomate y lechuga”; mi compañero trabajó en una heladería y así quedó…) que te lo arman al toque (mismo tamaño). Si no después tienen milanesas con fritas y menú del día por $20. Si llegas a enganchar cuando hacen canelones (yo el viernes comi eso) probalos, estaban geniales :D (…) Fin de la información gourmet.

Haciendo caso omiso a la recomendación de mi compañero (vamos a llamarlo Christian, para proteger su identidad real), me dirigí a la rotisería. Se ve que la parte de empanadas había quedado en mi subconciente, porque me decidí por ellas tras enterarme de que el menú del día eran tallarines con salsa de tomate (hasta yo puedo cocinar eso y por un cuarto del precio!). Continue reading Empanadas infernales

Año nuevo a 1700 metros sobre el nivel del mar

Ya más de una semana después de que empezamos el 2011, vengo a contarles cómo celebré año nuevo. Spoiler: estaba a 1700 metros sobre el nivel del mar.
Lo habitual es pasar año nuevo en familia, pero este año decidí hacer algo que tenía pendiente hace varios años: pasar año nuevo con amigos.
Junto con Martina empezamos a reclutar amigos, sabiendo desde un principio que la mayoría no iba a poder porque no subirían ni a un segundo piso por escaleras por compromisos familiares.
En un principio íbamos a ser seis en total, pero finalmente terminamos siendo sólo cuatro (Martina, Martín, Tomás y yo). Un número razonable, después de todo.
Lo interesante es que fuimos a pasar año nuevo al refugio Frey.
Nos reunimos todos al mediodía en el centro, para tomar el 50. Fue algo interesante ver la reacción de todos mis compañeros de trabajo cuando aparecí con una mochila cargadísima y vestido más para ir a la montaña que para un día de trabajo.
Tras mi primer viaje en colectivo como mochilero, arribamos a Los Coihues, desde donde caminamos unos dos kilómetros para llegar -recién ahí- al comienzo de nuestro camino.
Continue reading Año nuevo a 1700 metros sobre el nivel del mar