Tag Archives: estupidez

Planking: de cara al piso

Hay mucha gente loca en el mundo, y eso no es novedad. Todos tenemos un amigo medio loco, o un amigo que tiene un amigo que está muy loco (de esos que hacen cosas como extreme ironing, por ejemplo).
Y los locos, como los boludos, tienen facilidad para que la vida los junte. Sin ir más lejos, nos encontramos con el caso de hoy: la gente que hace planking.
Esta práctica consiste en ponerse de cara al piso, como si fueran una plancha de madera. Generalmente, esto es en lugares o situaciones inusuales (y a veces peligrosas). Incluso ha muerto gente haciendo planking, aunque esto no lo convierte en un deporte extremo como el extreme ironing.
Continue reading Planking: de cara al piso

Búsquedas extrañas (Mayo 2009)

naboliónFeliz Junio para todos, en nombre de la fundación Junio También Es Un Mes. No se por qué en vez de escribir esto no largo las cosas de una vez. Si total es lo que les importa. Pero no. Este mes también voy a hacer un esfuerzo para que desde lo más profundo del blog salga un prefacio. Quiero agrader a mi auspiciante no oficial ni voluntario, Google, no solo por hacerme disfrutar de 2573 keywords de búsquedas, sino también por traer a Go mobile! a cientos de personas con problemitas. También le quiero mandar un saludo a mi papá, a mi mamá, y a todos los que me conocen. Bueno, chau, la radio está re buena y los escucho siempre (como Luisa Delfino). Continue reading Búsquedas extrañas (Mayo 2009)

Adicción a las aspirinetas

aspirinetasYa conocemos desde hace tiempo a las personas adictas a los estupefacientes más comunes. Esas drogas ilícitas de las que nos hablan en el colegio. Esas drogas de las que todos conocemos efectos y demás cuestiones.
Pero hay una droga que todos conocemos, prácticamente todos tomamos alguna vez, y es de amplia circulación: el ácido acetilsalicílico, conocido vulgarmente como Aspirina (que es una marca registrada de Bayer).
Recuerdo que cuando yo tenía alrededor de cinco años, mi madre se enteró de que mi hermanita -que por aquel entonces tenía sólo tres años- había ingerido una tableta de Aspirinetas (en ese entonces se las conocía también como Geniolitos). Desesperada, llamó al pediatra, quien indicó que para mitigar los efectos del medicamento mi hermanita debía tomar gaseosa. Hagamos una pausa para repasar la situación: mi hermanita se comió una tableta de aspirinetas, que -no lo voy a negar- tenían buen sabor y luego, como si eso no fuera suficiente, debía tomar gaseosa. Es como comer chocolate para que las papas fritas no caigan pesadas! Una locura! Pero bueno, esa fue la situación.
Al margen de que toda mi infancia me gustó el Amoxidal y recientemente desarrollé empatía con la Cefalexina tras una infección menor, nunca se me hubiera ocurrido que los medicamentos comunes podrían llamar la atención de las personas para algo más que medicarse.
aspirin-skeletalEsta historia cambió hace un rato. Navegando por Facebook, di con el grupo “Yo también me comía las aspirinetas cuando era chico” (link). Sería gracioso si tuviera sólo un par de integrantes. Pero resulta ser que el grupo tiene cerca de 80.000 personas. Y no se si reirme o asustarme.
Ok, en realidad no me asusta, ni me preocupa. Un poco de aspirina no le hace mal a nadie. Pero … por Dios! Es muchísima gente! Y como si eso fuera poco, en los comentarios se pueden leer acotaciones de algunas personas que cuentan que además tomaban algún jarabe para la tos, o cosas por el estilo.
Al margen de lo cómico de la situación, una sobredosis de aspirina puede ser peligrosa e incluso mortal, por lo que en caso de intoxicación se sugiere contactar con urgencia a un médico o centro de atención médica. Y, por el amor de Dios, cómprense caramelos, pero dejen de divertirse con medicamentos!

Muchísimos mensajes

SMSResulta que de alguna forma llegué a este artículo en el infame sitio de noticias Infobae, sobre una chica que envió más de 14500 mensajes de texto en un mes (y la correspondiente factura de teléfono). Detengámosnos un momento a analizar esto: una chica de trece años enviando 484 mensajes de texto por día. Es insano. Es ridículo. Es casi un mensaje cada dos minutos.
Aceptaría algo así si fuera con una computadora de por medio. Pero teclear en ese aparatito infame 484 mensajes de texto todos los días es una locura.

Pero no venía a comentar esto, realmente. Resulta que me fui a leer los comentarios de esa nota. Y el primero de todos, tenía 361 votos a favor. Y no tenía que ver con la nota! Era un insulto a Infobae. Me encantó. Es que este diario se la pasa hablando de cosas intrascendentes, o dice cualquier estupidez acerca de cualqueir cosa… Cuando leo algo de ahí, es sólo para reirme! Mirenlo ustedes…
comentarios

Regalos originales para navidad

rudleA menos de cuatro días, nadie compró regalos para navidad. Los que ya compraron un regalo, era porque lo tenían pensado de antes y no sabían cuándo regalarlo. El problema más grande para regalar suele ser que no sabemos qué regalar, o a quién. Hay personas que se conforman con un juego de naipes o una lata de cerveza. Otras pretenden el mejor vino, o cosas de oro. Los más fáciles son los niños (la clave está en el envoltorio*). Los más difíciles, son los tipos avejentados, a los que nada les viene bien: si les regalamos algo caro, porque gastamos demasiado; si les regalamos algo barato, porque somos miserables; si les regalamos algo hecho por nosotros mismos, tendrá algo para criticar; y si no le regalamos nada, se quejará -obviamente- porque no le regalamos nada.
Al margen de este problema social (me gusta pensar que navidad es culpa de todos — y me gusta usar la palabra social), quería dejarles algunas ideas para que después no digan “ah, pero no sabía que regalar”.

Alcoholímetro: Es útil para cualquiera. Si beben, pueden intentar usarlo. Si no beben, pueden intentar que sus buenos amigos bebedores pasen la prueba, y reirse de ellos.

Celular
No regalen celulares, por el amor de Dios. Ya todo el mundo está regalándose celulares, y nadie, nadie está contento con la batata que le regalaron. Un celular es como el cepillo de dientes, es personal, y hay que elegir el que a uno le viene cómodo.

Hisopos (cotonetes): Nadie se anima a regalarlos, pero si queremos escucharnos -aunque sea en la cena de año nuevo-, puede ayudar.

Frutas USB: Ningún buen amigo regalaría esto, pero qué importa, es original. Pendrives en forma de sandía o frutilla!

Un reloj despertador: Nunca sobran. Siempre necesitamos ese ruidito molesto que nos despierta de mal humor! Pero es tan miserable que nadie se anima a regalarlo.

Un lingote de oro: Todos hablarán de ese regalo. Hay que conseguir una forma de escapar del país una vez tomado el préstamo para comprarlo. Sirve como pisapapeles. Y creo que para golpear a alguien en la nuca.

* Resulta que cuando somos chicos sabemos que en las cosas mundanas (los regalos) lo de afuera es lo que importa, y de las que realmente valen (las personas) lo que importa es lo de adentro. A medida que crecemos, esto se invierte.