Tag Archives: subte

Colección de videos VIII

Por qué el panda es blanco y negro

Ahora que alguien me explique lo de las cebras.

Vía Juan

Kung fooled

La verdad atras de los asiáticos que saben artes marciales (en inglés). Vale la pena!

Un almuerzo de alta cocina… en el subte

¡La próxima vez piénsenlo mejor antes de comprar en los puestos de comida rápida!

Erupción del Cordón del Caulle (Chile)

Impresionante filmación de la erupción en inmediaciones del volcán Puyehue.

Asado y obelisco

Bien, hora de ponerme al día con lo que hice últimamente.
El lunes fui con mis tíos a almorzar a la quinta del hermano de mi tío. De camino a la quinta (que no era muy lejos), mi tio me ofreció manejar el auto (asi que pude manejar después de 5 meses).
En la quinta no tenía mucho que hacer, asi que me puse a arreglar la PC que había ahí (hey, es como un médico que ve a una persona desangrándose en una reunión de amigos). Tenía virus, spyware, troyanos, malware, adware y todo lo que termine con ware y no sea bueno que se les ocurra. Me tomó alrededor de 3 horas dejarla en un estado razonable, con un receso en el medio para almorzar. Después de eso, jugué con los chicos al golf afuera (interesante deporte, creo que si se logra la técnica puede ser muy entretenido). A lo largo del día, fui devorado por los mosquitos. No se si fue porque me odian especialmente o, como dijo mi amiga Maru, porque tendré piel dulce.
Hoy martes, me encontré por la mañana con Maru, para ir a hacer un trámite de legalización de mi título secundario (para inscribirme mañana en la universidad). Fuimos desde el ministerio del interior a la facultad de medicina a terminar ese trámite, y de ahí decidimos que era menester sacarnos una foto en el obelisco. Caminamos bastante, y llegamos, como dos turistas estúpidos (pero cabe aclarar que ambos somos ex-ciudadanos y futuros ciudadanos nuevamente, así que más vale que nos empiecen a respetar – somos turistas aficionados) para sacar fotos y filmar videitos tontos. Después de la sesión fotográfica correspondiente, fuimos a almorzar a un Burger King (porque sólo vamos a lugares refinados de alta cocina, baby). Buscando qué hacer, terminamos enfilando para el shopping Abasto (a unos dos kilómetros y medio de ahí). Una vez que llegamos al shopping, subimos la mayor cantidad de escaleras mecánicas posibles, y bajamos la misma cantidad (algunos dicen que más).
Finalmente, decidimos volver cada uno a su casa. Pero el problema fue que teníamos que tomar un subte y hacer combinaciones (ella B con D para tomarse el A, y yo B con D para tomarme el colectivo de vuelta en Plaza Italia). Muy bonito. El problema es que aunque parecemos inteligentes, sagaces, ubicados, lúcidos y muy atentos, entre los dos no hacíamos uno, y en cada uno de nuestros movimientos por la ciudad empezabamos caminando para el lado contrario algunas cuadras. No por error, sino porque… somos así de inteligentes. Sabíamos muy bien lo que hacíamos (?). Según los cálculos, nos hubiéramos ahorrado un 20% de la caminata si hubieramos sabido con exactitud hacia dónde caminar.
De todas formas la pasamos muy bien, nos reunimos después de mucho tiempo (porque en Bariloche no nos veíamos nunca, pero aca, que es más difícil encontrarse con alguien de allá… por supuesto, nos encontramos).
Más tarde, después de ducharme, descubrí que ya tengo un número asignado a mi celular nuevo (el número es excelente, muy fácil de recordar, pero no lo voy a escribir aca…).
Y por la noche, tuve mi primer experiencia de conducción nocturna. Más allá de que no veo los badenes muy de lejos, no es mayor inconveniente.